Tenemos una perrita maltesa. Le gusta tumbarse a mi lado en el sofá. Pero en cuanto cogía el móvil para hacer una llamada, saltaba y se iba de la habitación. Desde que tenemos el SYKK, se tumba a mi lado en el sofá, completamente relajada, aunque esté hablando por teléfono.